Sin filtro. En el infierno hay un lugar reservado para la gente que envía notas de voz largas.